Soluciones basadas en la naturaleza: cada vez más presentes en los proyectos de infraestructura en América Latina

La situación de la inversión en infraestructura en América Latina y el Caribe es insuficiente para satisfacer las necesidades de la población. La provisión tradicional de infraestructura, basada en el uso intensivo de materiales como hormigón y acero, agrava problemas ambientales como el cambio climático, lo que hace que las soluciones basadas en la naturaleza (SBN) sean una opción atractiva. Las SBN incorporan materiales y procesos biológicos en la infraestructura para mejorar la calidad del agua, del aire y proteger la costa. Los sectores más aptos para incorporar SBN son los de provisión de agua y saneamiento, transporte y energía, vivienda y desarrollo urbano. Un estudio del World Resources Institute analiza 156 proyectos en la región y encuentra que más de la mitad se centran en el sector del agua y la mayoría de ellos son dirigidos por ONGs locales y financiados por donantes bilaterales y multilaterales.

La inversión en infraestructura en América Latina y el Caribe (LAC) continúa siendo inferior a lo necesario para satisfacer las demandas de la población, que se caracteriza por su crecimiento sostenido y alta urbanización.

El enfoque tradicional de provisión de infraestructura, basado en el uso intensivo de materiales como hormigón y acero (infraestructura “gris”), supone agravar problemáticas ambientales como el cambio climático, incrementando las emisiones de gases de efecto invernadero, la degradación ambiental y la pérdida de biodiversidad.

En este contexto, las soluciones basadas en la naturaleza (SBN) son un conjunto de instrumentos y herramientas técnicas que buscan incorporar materiales y procesos biológicos en la infraestructura requerida por la población. Por ejemplo, la restauración ecológica de cuencas para mejorar la calidad del agua proveniente de ella, la expansión de los espacios verdes para mejorar la calidad del aire en entornos urbanos, o la protección de manglares y arrecifes de coral como estrategia de defensa costera ante tormentas.

Las SBN permiten proveer servicios a las comunidades sin agravar las problemáticas ambientales actuales, y además incrementando la estabilidad y resiliencia de esos servicios. Al recurrir a materiales y procesos naturales, el rango de resistencia a eventos climáticos se ve ampliado, a diferencia de la infraestructura gris clásica, que posee umbrales de resistencia más acotados. De hecho, elevar esos umbrales de resistencia ante las futuras inclemencias climáticas elevan cada vez más el costo de la típica infraestructura gris.

Los sectores de infraestructura más aptos para incorporar SBN son los de provisión de agua y saneamiento, transporte y energía, vivienda y desarrollo urbano. Por ejemplo, en la gestión de las aguas urbanas, las SBN pueden mejorar la seguridad hídrica a través de un mejor suministro de agua y la reducción del riesgo de inundaciones.

Un estudio reciente del World Resources Institute (WRI, 2021) brinda detalles sobre el estado de avance en la implementación de proyectos que proponen SBN en el ámbito de LAC. El trabajo se enfocó en proyectos cuya ejecución esté iniciada o en proceso de iniciarse y hayan obtenido al menos USD 100.000 en financiación, abarcando según estos criterios un total de 156 proyectos en la región (Gráfico 1).

Entre los proyectos analizados, más de la mitad se centran en el sector del agua, especialmente en la mejora de la cantidad y la calidad del agua. Vivienda y desarrollo urbano es el segundo sector más común, con objetivos como reducir los riesgos de deslizamientos de tierra e inundaciones costeras, fluviales y urbanas. Los sectores del transporte y la energía atrajeron la menor cantidad de SBN (Gráfico 2). Los proyectos de SBN del sector de la energía abordan principalmente el suministro de agua y el control de la erosión para la energía hidroeléctrica. Los proyectos de transporte abordan fundamentalmente los riesgos de inundaciones, erosión y deslizamientos de tierra en carreteras y puertos.

Grafico 2: Distribución de los proyectos de SBN por sector en el que se enfocan, incluyendo el foco prioritario en verde y el secundario en naranja.

¿Qué organizaciones impulsan estos proyectos? El informe señala que son dirigidos en su mayoría por Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) locales (26%), por los gobiernos nacionales un 24% y por los gobiernos locales (municipios, ciudades y estados), el 19%. El resto de los proyectos, son dirigidos por empresas privadas u otros tipos de organizaciones. Sin embargo, casi la totalidad de los proyectos (94%) presenta algún tipo de involucramiento con el gobierno nacional o subnacional, ya sea para financiamiento o para soporte institucional, tal como se ilustra en el gráfico 3.

Gráfico 3: Participación del gobierno en los proyectos de SBN por país.

En cuanto a la financiación de los proyectos, es provista en su mayoría por donantes bilaterales y multilaterales, como por ejemplos fondos de financiamiento ambiental o agencias de cooperación internacional para el desarrollo. Este tipo de instituciones financia 50 proyectos evaluados (el 32%). Luego siguen los gobiernos nacionales y locales, con 30 proyectos (19%), los bancos de desarrollo con 22 proyectos (14%), los proveedores de servicios de infraestructura (10%), siendo el 25 % restante financiado por otras partes (p. ej., empresas privadas y desarrolladores de proyectos, fundaciones privadas y ONG).

El informe describe además el avance de los gobiernos e instituciones multilaterales de desarrollo de la Región en introducir instrumentos de financiación y herramientas de gestión novedosas para favorecer la implementación de proyectos de SBN. Por ejemplo, en Perú existe una ley que exige a las empresas prestadoras de servicios públicos que apoyen o implementen las SBN dentro de su región de influencia.

Cada vez son más los gobiernos y organizaciones civiles que reconocen que la protección de la naturaleza es un componente esencial para el desarrollo de infraestructura sostenible y con un mejor balance de costo-eficacia. El informe de WRI brinda información clave a estas organizaciones para conocer la dinámica actual de apoyo institucional y financiero para los proyectos de SBN.

Fuente: «Soluciones basadas en la naturaleza en América Latina y el Caribe: situación regional y prioridades para el crecimiento» Disponible en: https://www.wri.org/research/nature-based-solutions-latin-america-and-caribbean-regional-status-and-priorities-growth

Comparti este artículo

Comentar el post

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post recientes

Congreso IAIA 2023

Cuando uno participa en un congreso de esta envergadura, se encuentra dividido entre varias sesiones que a menudo no guardan relación con el cronograma que

Naturalización urbana

La naturalización urbana es una herramienta de gestión ecológica-adaptativa orientada a facilitar la sucesión de los procesos naturales y a potenciar la generación de los